jueves, 10 de enero de 2013



     Los Bañales es una de las más notables ciudades romanas de Aragón. Sus restos se encuentran al sur del término municipal de Uncastillo pero se accede a ellos atravesando el pueblo de Layana. Además, el área de influencia de la ciudad se extendió por el término municipal de Biota (con espectacular dique romano) y por el de Sádaba (con dos notables monumentos funerarios romanos). En el torreón situado junto al parque de Uncastillo se ha instalado un pequeño espacio interpretativo complementario a la visita del yacimiento.
La Ciudad Romana
     Los Bañales es una de las ciudades romanas que hubo en la comarca de las Cinco Villas, muy próxima a las de Ejea (Segia), Cabezo Ladrero (Sofuentes) y Fillera (Sos). Todas ellas crecieron junto a la vía que unía Caesaraugusta (Zaragoza) con Pompelo (Pamplona) y que fue abierta por las legiones en época de Augusto. Situada poco antes de la bifurcación de esa vía hacia Pompelo y hacia Aquitania Los Bañales debió prosperar como parada de viajeros y centro de explotación -no sólo cerealista- de un privilegiado entorno.
     La ciudad es conocida desde la documentación medieval como “Los Bañales” y no se tiene  constancia de su nombre antiguo. Tal vez sea la Tarraca a la que las fuentes romanas aluden sobre la vía antes citada y que mencionan Plinio y Ptolomeo. Alcanzó el rango de municipio a finales del siglo I d.C. quedando sus ciudadanos adscritos a la tribu Quirina como documenta la tumba de los Atilios, en Sádaba. También fue entonces cuando la ciudad construyó las termas, el acueducto y, probablemente, un arco que -hoy perdido- estaba en pie en el siglo XVII cuando visitó Los Bañales el portugués J.B. Labaña. La ciudad debió iniciar sus declive a partir del siglo III d.C. trasladándose paulatinamente la población a las fincas rurales que habían ido floreciendo desde antes en su entorno y que -como la de “La Sinagoga” de Sádaba- alcanzaron su esplendor en el siglo IV d.C

     Es presumible pensar que en lo alto del pueyo habría ya una ocupación en torno al siglo II a. de C. Por lo tanto tenemos una ciudad que se desarrolla desde el siglo II a. de C. con un hábitat indígena y un contacto con Roma, y que según están confirmando los últimos datos de las excavaciones en curso, debió abandonarse hacia el 250-270 d. de C.

     Desde una perspectiva aragonesa, Los Bañales de Uncastillo es un yacimiento relevante porque preserva una de las termas mejor conservadas de Aragón, junto con un acueducto que es único en su género en toda Hispania.

     Los Bañales están en una zona despoblada en la que no ha habido superposición urbanística y que permite que los restos, excepto en las zonas que han sido afectadas por la roturación, estén muy bien conservados.

-----------------------------------------------------

Para más información sobre Uncastillo y su entorno:

http://uncastilloturismo.blogspot.com.es/